GARA > Idatzia > Euskal Herria

Los electos vascos muestran unidad en la reivindicaciůn institucional

Los representantes institucionales mostraron un amplio apoyo a la reivindicación de una colectividad territorial para Ipar Euskal Herria en la reunión organizada por el Senado francés en Baiona. Las intervenciones dejaron claro que en el proceso de descentralización la única solución para los tres territorios vascos es la creación de una colectividad con un estatuto particular. Los tres diputados y dos de los tres senadores apoyaron esta reivindicación.

p012_f01.jpg

Ainize BUTRON | BAIONA

La primera cita de los «Estados generales de la democracia territorial» organizados por el Senado francés para preparar el Acto Tercero de la Descentralización tuvo un desenlace sorprendente la noche del jueves en Baiona. Cerca de ochenta alcaldes, concejales y representantes de la sociedad civil acudieron a un debate, que desde su inicio, se centró en la creación de una colectividad territorial propia para Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa.

Los organizadores trataron desde el principio llevar la discusión hacia cuestiones generales como la evolución de la estructura administrativa francesa o cómo ganar en democracia local. A esas preguntas los asistentes contestaron de forma casi unánime: «Tenemos nuestra respuesta, que es la de la creación de una colectividad territorial con estatuto particular».

Los primeros en plantear el tema fueron los alcaldes abertzales Jean-Michel Galant y Alain Iriart. Este último insistió en que «estos debates tienen que ser eficaces, modernos, novedosos, ambiciosos y dar un empujón a ciertas estructuras existentes». E invitó a París a que permita que esta reflexión, ya comenzada por el Consejo de Desarrollo y el de Electos, siga adelante.

Esas mismas ideas fueron repitiéndose a lo largo de tres horas de reunión en boca de concejales y alcaldes como Jakes Ababerry, Martine Bisauta, Sauveur Bacho, Christine Bessonart o Frantxua Maitia.

Sorpresa socialista

Pero la sorpresa vino por parte del Partido Socialista. En medio de la asamblea, la consejera general Marie-Christine Aragon y la diputada Colette Capdevielle indicaron que retiraban su moción, que proponía la puesta en marcha de una experimentación, y que asumían la petición de una colectividad territorial propia. En sus declaraciones, Aragon indicó que el objetivo de su propuesta era buscar un consenso y que no lo lograron: «No hemos conseguido aunar, ni en nuestro propio partido ni entre los opositores a la colectividad territorial, ni a los partidarios ni a los más moderados». Ante ello, decidieron «asumir» sus «propias convicciones» y apoyar la colectividad territorial con estatuto particular. El consejero general Christophe Martin también se sumó a la iniciativa.

Ahora, tras el cambio de posición de Capdevielle, cinco de los seis cargos institucionales que representan a Euskal Herria en París, defienden la creación de esa colectividad. El diputado centrista Jean Lassalle, las socialistas Colette Capdevielle y Sylviane Alaux, la senadora socialista Frédérique Espagnac y el centrista Jean-Jacques Lasserre se han posicionado a favor. El socialista George Labazée es el único contrario al reconocimiento de los territorios vascos.

París, en octubre

La segunda fase del debate territorial tendrá lugar en París los días 4 y 5 de octubre. Una delegación presidida por Jean-Jacques Lasserre se reunirá el 11 de octubre con Marylise Lebranchu, ministra de la Reforma del Estado, la Descentralización y la Función Pública.

Alaux: «La cuestión territorial tendrá peso en el proceso de paz»

Al término de la reunión del jueves, Frédérique Espagnac comentó que «si hoy no pasara nada, las consecuencias tendrían peso para este país, para la paz». «Pese a que París dice que el problema vasco no existe, no querría que de aquí a diez años el País Vasco Norte no encontrara su sitio en Francia», señaló la senadora del PS. Se dirigió concretamente al subprefecto Laurent Nuñez, presente en la reunión, para que transmita personalmente a París «todo lo que ha oído» en la asamblea. «Nosotros, los socialistas, tenemos una responsabilidad», insistió.

La diputada socialista Sylviane Alaux habló en el mismo sentido al indicar que «la demanda territorial tendrá peso en el proceso de paz». Terminó criticando la posición de ciertos socialistas, como el alcalde de Angelu, Jean Espilondo, y el consejero general Guy Mondorge, que durante el debate trataron de estigmatizar la reivindicación. Y les preguntó: «¿Pero de qué tienen ustedes miedo?». Recordó que el texto del Consejo de Electos «solo» invitaba al Senado y a las «instancias nacionales» a examinar la hipótesis de la colectividad territorial.

Jean Jacques Lasserre, por su parte, advirtió de que en el debate institucional «tenemos cita con la historia» y que «lo peor sería que no diéramos respuesta a este proceso». A.B.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo