GARA > Idatzia > Kirolak

HOCKEY HIERBA |†Comienza la Liga

La Real Sociedad aspira a todo

Busca sus primeros puntos en su visita al Sardinero, ante un equipo recién ascendido. El nuevo entrenador Julián Barceló explica que el objetivo es ganar por lo menos «un título de los importantes», después de quedar subcampeonas las tres últimas temporadas.

p038_f01_199x128.jpg

Miren SÁENZ

La Real estrena la Liga esta tarde a las 18.00 ante el Caja Cantabria en el Sardinero, un rival al que han podido tomar el pulso recientemente puesto que el pasado fin de semana compartieron con las cántabras y el Universidad de Sevilla el Memorial Carlos Cagigal en el que las donostiarras ganaron de calle.

Tanto que el presidente del club cántabro, Chani Galán, destacó la fuerza de las campeonas. «Hemos visto una Real Sociedad muy buena. Tiene un equipazo y ha ganado fácilmente», señaló entonces. Casualmente, las atxurrak se enfrentaron en Santander a sus dos primeros rivales de la Liga, ambos recién ascendidos. A las anfitrionas les ganaron por 1-4 y a las andaluzas por 6-0. Sería una buena referencia si no fuera porque Mari Ayestaran, la histórica delegada de la sección de hockey, no se fía de los partidos amistosos.

Confía, sin embargo, en el trabajo diario. Esa rutina que de 18.30 a 21.00 se repite lunes, miércoles y viernes con los entrenamientos técnicos en Bera Bera y se completa los jueves ejercitando el físico en Zubieta. «Entrenan como profesionales aunque no lo sean», reconoce Ayestaran, que cree que solo ese plus de trabajo les puede permitir rozar los títulos.

El último de un exitoso palmarés -incluye seis de Liga y tres de Copa- fue en 2001 en el torneo del KO, pero más recientemente solo el poderoso Club de Campo madrileño, a base de talonario, les ha impedido escalar hasta la cumbre. Subcampeonas ligueras los tres últimos años y coperas los dos últimos, vuelven a estar preparadas para levantar algún trofeo.

Altas y bajas

Para el nuevo curso han perdido a María López de Egilaz -la mejor portera de la Liga, en opinión del entrenador Julián Barceló-, que ha decidido probar fortuna en Holanda en una de las mejores ligas del mundo. También se ha ido Josephine Boesser, de regreso a su Alemania natal. Para reemplazar a López de Egilaz se ha incorporado Esti Aldanondo, una donostiarra de 37 años que en su momento ya defendió la portería realista.

Maider Altuna y Nereba Belzunegi suben del juvenil, aunque conozcan la dinámica porque ya habían compartido entrenamientos y partidos con el primer equipo. También la juvenil Maialen Goenaga podrá prepararse con las mayores.

La principal novedad de la temporada está en el entrenador, con Barceló encargado del primer equipo y de coordinar la base del hockey femenino. Barceló sustituye a Carlos Castaño, y la Real vuelve a confiar en un técnico argentino. Barceló viene de entrenar al Pozuelo, en donde permaneció dos años como entrenador del equipo femenino y como segundo del masculino, además de dirigir a los chavales, que obtuvieron buenos resultados. A Madrid llegó procedente del San Fernando, donde estuvo otros dos años.

Se ha encontrado un equipo «muy bueno, muy competitivo y muy bien preparado. Así que pretendo continuar en la misma línea tratando de agregarle algunas cositas que tienen que ver con la relación de ataque y con la parte psicológica, con vistas a intentar ganar algún título. No estar esperando a que las cosas se den, sino ir a buscarlas, y sentirnos un equipo grande».

Convencido de que se puede ganar al Club de Campo, opina que el objetivo es lograr «al menos un título de los importantes y, si es posible, ir a por todas».

La Real insiste en su filosofía de cantera y esto, en tiempos de crisis para equipos con presupuestos ajustados, es ya un punto a favor ante esos clubes que han perdido a muchas jugadoras por no poder hacer frente a sus contratos. «Tendrán que empezar a hacer lo que corresponde. No es normal que un equipo fiche a 16 jugadoras. El hockey no es un deporte superprofesional», concluye.

UNA COMPETICIÓN MÁS IGUALADA

Barceló augura una Liga más apretada, con menos jugadoras extranjeras, consecuencia directa de la crisis. «Antes la División de Honor eran como dos Ligas, por la diferencia de nivel. Pienso que va a estar más igualada».

La Copa de Europa de categoría B espera organizador

La competición europea, en la que la Real Sociedad se ganó un sitio el año pasado, aún está en el aire. De momento se conoce la fecha pero no el escenario, a la espera de que alguno de los participantes se anime a ejercer de sede. El calendario, sin embargo, ya está establecido, y el conjunto donostiarra disputará el "Trophy", Copa de Europa de categoría B, del 17 al 20 de mayo como integrante del grupo A, junto al bielorruso Victoya Smolevichi, el irlandés Railway Union y el ucraniano Sumchanka.

El inglés Reading -uno de los gallos de la competición-, el Baku HC de Azerbayán -al que ya ganaron en la anterior edición cuando ejercieron de anfitrionas-, el Royal Antwerp belga y el Izmaylovo ruso formarán el grupo B.

Sin equipos alemanes ni holandeses -los más potentes del continente, incluidos en la categoría A-, el principal problema vuelve a ser de tipo económico. Donostia, sede la pasada primavera de una Champions entonces unificada, permitió a la Real vivir una experiencia gratificante por afluencia de gente, organización y promoción, pero complicada a nivel presupuestario en un momento en que no solo es difícil conseguir patrocinadores, sino llegar a cobrar.

La delegada Mari Ayestaran admite que al ser un torneo por concentración que se celebra cuatro días seguidos resulta más rentable. «Todavía no sé si vamos a tener dinero, porque como está todo tan revuelto son todo incógnitas. No sabes con que puedes contar. Igual al final tenemos que renunciar. Esperemos que no».

M.S.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo