GARA > Idatzia > Kirolak> Eskubaloia

Divisiůn de Honor femenina

Puntos de oro en Etxebarri

Itxako ya no es el equipo que endosó dos severas goleadas a Kukullaga en la pasada Liga: 14-41 y 47-26.

p040_f01_97x132.jpg

Juan Carlos ELORZA

La cuarta jornada liguera llega precedida por el anuncio oficial de la retirada de Andrea Barnó, un adiós condicionado sin lugar a dudas por la dura experiencia de la última temporada en Lizarra, que tiene su continuidad en las primeras jornadas de esta Liga. Con una considerable deuda con su anterior plantilla a cuestas, Itxako ya ha hecho efectiva la primera mensualidad a su actual plantilla, según informaba ayer el «Diario de Navarra».

Desde Itxako llevan más de un mes repitiendo que los objetivos de su equipo han variado sustancialmente, y en esa línea la derrota en la Supercopa y en las dos primeras jornadas ligueras (Alcobendas y Bera Bera) parecían asumidas de antemano, aunque quizá lo que no estaba previsto era la contundente derrota ante un recién ascendido como el Castelldefels, el pasado sábado en Lizarra. Desde su ascenso a la División de Honor, Itxako nunca había empezado la Liga con tres derrotas seguidas, y quizá el panorama que se le abre a partir de ahora sea incluso más duro que el imaginado.

En una Liga devaluada en lo deportivo, con cinco clubes procedentes de División de Honor Plata -Castelldefels, Atl. Guardés, Valencia-Mar Sagunto, Zuazo y Agustinos-Mar Alicante-, uno repescado -el propio Kukullaga-, además de un Itxako construído a base de retales -9 de sus jugadoras proceden de la DH Plata-, y un Castro cogido con alfileres, se prevé una enconada pelea por la permanencia.

KUKULLAGA-ITXAKO (20.00, Vidal y Valero -C. Valenciana). Kukullaga busca su primera victoria en casa, e Itxako estrenar su casillero. El actual Itxako se ha convertido en un rival asequible, y Kukullaga necesita empezar a materializar en puntos sus experiencias en la máxima categoría. La victoria en Castro le ha proporcionado cierta tranquilidad en este inicio liguero, pero de poco le servirá si no empieza a hacerse fuerte en casa. Ambos equipos han visitado ya a Bera Bera, con actuaciones correctas en ambos casos, y derrotas por diferencias similares. Pero ahora la presión empezará a dejarse notar. Kukullaga ya la sintió en su derrota ante el Porriño hace 15 días, e Itxako en su pista la semana pasada.

ATL. GUARDÉS-BERA BERA (18.00, Escudero y Escudero -Cantabria-). Bera Bera afronta su segunda salida liguera, que vuelve a ser a Galicia, esta vez a la pista de un debutante en la categoría, pero que ya ha dado muestras de peligrosidad en sus primeros partidos -derrota ajustada en Canarias, y victorias claras ante Castro en casa y Porriño fuera-. Con el fiel patrocinio de Mecalia, el Guardés gira en torno a las hermanas Andrea y Alba Dapena, y varias extranjeras. Este año se ha reforzado con las porteras Makarenko (ex de Porriño) y la internacional junior Esteban (Gijón), la extremo Vanessa Amorós -suplente de Eli Pinedo en la selección española-, y la lateral bielorrusa Kurchenkova (4ª mejor goleadora de División de Honor Plata la pasada campaña, en que la pivote Alba Dapena fue la 2ª). Con ellas ha formado un bloque compacto atrás, y potente en ataque, basado en su primera línea -las citadas, junto a la eslovena Savic y la húngara Simon- y la conexión con la pivote. Puede ser un rival de cuidado.

ALCOBENDAS-ZUAZO (18.00, Peñaranda y Yagüe -Aragón-). El objetivo de Zuazo en Alcobendas consiste en mejorar sus prestaciones de la anterior salida a Elche, y no conceder oportunidades de correr al Alcobendas, cuyas extremos Francés y Aramendia llevan la mitad del centenar de goles del equipo, gracias sobre todo a su juego de contraataque. En Elche, Zuazo hizo una buena primera parte, y hoy debe insistir por esa línea.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo