GARA > Idatzia > Ekonomia

El rescate a la banca dispara la deuda espaŮola hasta el 90,5% del PIB

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, entregó ayer al presidente del Congreso, Jesús Posada, el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado. Unas cuentas marcadas por el rescate a la banca española, que traerá consigo un fuerte repunte de la deuda durante el próximo año, y el cumplimiento con el objetivo de déficit público. La partida para prestaciones por desempleo se reduce un 6,3%.

p026_f01.jpg

GARA | MADRID

Los fondos para intereses de la deuda y para pensiones serán los únicos que subirán en 2013, si bien en esta última partida el Gobierno no aclara si se actualizarán conforme al IPC. Respecto al gasto en intereses de la deuda, llama la atención que duplique la cantidad destinada a las prestaciones por desempleo, partida esta última sufre un nuevo tijeretazo. Todo ello, en palabras de Montoro, partiendo de un «compromiso» con el objetivo de déficit.

El ministro de Hacienda presentó ayer en el Congreso de los Diputados el proyecto de Presupuestos Generales de 2013, cuya principal novedad es el fuerte repunte de la deuda el próximo año, que llegará al 90,5% del PIB, un nuevo récord en el último siglo. Ello conlleva que la partida para pagar los intereses de la deuda, dotada de 9.000 millones de euros, acapare buena parte de las cuentas.

También el déficit supera las previsones del Ejecutivo, al verse incrementado del 8,96% al 9,44% el de 2011 como consecuencia de haber dado por perdidas las aportaciones concedidas al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria). El déficit de 2012 pasará por el mismo motivo del 6,3% previsto al 7,4% del PIB.

Estas escaladas en el déficit y la deuda pública vienen marcadas por la desconfianza hacia la economía española y el rescate de hasta 100.000 millones de euros solicitado por el Gobierno. Así las cosas, mientras el rescate tambalea aún más la economía española, el Ejecutivo viene con nuevos recortes bajo el brazo para cumplir con el déficit y las condiciones de sus socios europeos.

Ante este crudo panorama, el Gobierno del PP sigue insistiendo en la conveniencia de sus políticas de ajuste. Montoro afirmó ayer que los presupuestos servirán para «abrir el camino del crecimiento y la creación de empleo en España». Al mismo tiempo, seguía insistiendo en que el objetivo prioritario es cumplir con el objetivo de déficit «porque es necesario reducir este saldo y detener el incremento de la deuda».

Prestaciones por desempleo

El titular de Hacienda defendió que el cuadro macroeconómico apunta a que la caída de la actividad será «más suave» en 2013. Por ahora, las turbulencias que atraviesa la zona euro y con especial énfasis en el Estado español, ha provocado que el Ejecutivo deba pagar el próximo ejercicio un 33,8% más de intereses para financiarse. Sin embargo, el apartado para desempleo cae un 6,3%.

El Ejecutivo aseguró que este descenso en las prestaciones de paro se explican porque las previsiones apuntan a un descenso de la destrucción de empleo y las medidas aprobadas en julio para reducir la prestación a partir de los seis meses. También la Sanidad y la Educación se verán golpeadas por los tijeretazos, aunque prácticamente todas las partidas se verán recortadas.

Tras presentar un nuevo paquete de recortes y a falta de conocer los detalles y las fechas para recibir formalmente el rescate, Montoro señaló que «el Gobierno no tiene intención de adoptar nuevas medidas de contención del gasto» y garantizó que bajará los impuestos cuando la situación económica cambie. «Porque estamos en la senda de ajuste del déficit que nos exige Bruselas», añadió.

La OIT pide a la Unión Europea que ponga la prioridad en el empleo y no en la deuda

Guy Ryder tomó el viernes el relevo como director general de la OIT de la mano de Juan Somavia. En sus primeras palabras pidió a la UE que ponga su prioridad en el crecimiento económico para crear empleo, en vez de salvar la deuda. Aseguró que el desempleo puede crecer más. «Los mercados financieros son los responsables de que el Estado español haya adoptado políticas que han creado un círculo vicioso de contracción económica, empobrecimiento de la población y aumento del desempleo», afirmó.

A su juicio, es «urgente» que el Estado español salga de esa lógica, «a pesar de las presiones», porque «sin crecimiento económico, los países europeos más golpeados por la crisis, principalmente los del sur del continente, deberán enfrentar la realidad de que los altos niveles de desempleo continuarán y pueden ser todavía peores».

En su opinión, los líderes europeos parecen haber entendido «que las cosas tienen que cambiar, que los niveles de desempleo en el mercado laboral español y otros países son inaceptables e insostenibles», pero añadió que «ahora las palabras deben ser seguidas de acciones». Por ello dijo que «Europa tiene que moverse hacia adelante de su insistencia de imponer restricciones financieras para dar prioridad al empleo porque, aún si la única preocupación fuese reducir el déficit y lograr el equilibrio de las cuentas, las deudas no se pueden pagar si no se produce», declaró en la oficina que ha ocupado en los dos últimos años como director del Departamento de Normas, donde vigilaba el cumplimiento de las legislaciones laborales. Antes de asumir esa tarea fue responsable de la Confederación Sindical Internacional (CSI) durante ocho años. GARA

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo