GARA > Idatzia > Kirolak> Futbola

ęEn el Arroyo a veces cobramos hasta por adelantado,todo un lujoĽ

p041_f01_98x161.jpg

Iban Espadas

Futbolista

Iban Espadas es uno de los futbolistas vascos que sigue destacando allá donde va. Esta temporada ha recalado en el Arroyo CP de Cáceres. El azpeitiarra está feliz. Es su primera temporada en tierras extremeñas, pero le han recibido con los brazos abiertos y ya se ha hecho con el brazalete de capitán. Además, se ha convertido en el máximo goleador del conjunto cacereño y el ídolo de la afición.

Jon LEUNDA

Iban Espadas es un auténtico trotamundos del fútbol. Tras jugar en el Athletic, ha pasado por el Zaragoza, Cartagena, Recreativo de Huelva, Leonesa, Cádiz, Almería, Ciudad de Murcia, Orihuela y Pontevedra, antes de recalar en el Arroyo, un equipo de un pueblo cacereño de 6.000 habitantes, que acaba de subir a Segunda B.

¿Cómo ha llegado al Arroyo?

Porque ha sido el equipo que más ha apostado por mí. Desde el principio pusieron mucho interés por ficharme y, cuando un equipo se interesa tanto por uno, le hace mucha ilusión. Luego me informé para saber si pagaba a los jugadores, si tenía algún problema, pero todo estaba bien y no lo dudé.

A nivel económico ¿cómo está el equipo?

Muy bien. Como ya te he dicho, antes de venir me informé y se está cumpliendo con lo que me dijeron. Los directivos son muy serios y muchas veces nos pagan hasta por adelantado, por lo que hoy en día es todo un lujo.

¿Cómo es Arroyo?

Un pueblo de Cáceres de 6.000 habitantes. Es un sitio perfecto para desconectar, para vivir tranquilo, sin agobios. Además la capital, Cáceres, está a tan solo 20 kilómetros. Es un gran lujo poder vivir aquí.

¿Y para jugar a fútbol?

Es un equipo de un pueblo pequeño que acaba de llegar a Segunda B, por lo que tiene carencias, pero la directiva pone todo su esfuerzo para que no nos falte de nada. La afición es espectacular, para ellos es todo nuevo, están viendo jugar a equipos que ni habían soñado. A los jugadores nos tratan de maravilla, nos paran en la calle, nos animan, charlan, todo es perfecto. Supongo que esta cercanía no será tan buena cuando las cosas vayan mal pero, de momento, todo va de maravilla.

¿Se puede decir que las cosas le están saliendo perfectas?

Sí. A nivel personal estoy jugando, marcando goles y además soy el capitán del equipo. A nivel colectivo el inicio de la temporada también está siendo francamente bueno.

¿Con un pasado como el suyo, no es un paso atrás haber fichado por un equipo como el Arroyo?

Yo creo que no. Aquí está todo por hacer. Acaban de subir a Segunda B y todo lo que estamos haciendo es histórico, cosas que se guardarán para siempre y para un futbolista es precioso meterse en la historia de un club. Lo que hicimos en la Copa ante el Cádiz, por ejemplo, es impresionante para la afición. Hemos eliminado al Cádiz en su campo, algo increíble para los seguidores. Solo por esto merece la pena haber venido aquí .

¿Siendo guipuzcoano, cómo fue su fichaje por el Athletic?

Bueno, pienso que fue una cosa diferente al resto de los guipuzcoanos. Yo soy de Azpeitia, aunque nací en una clínica de Tolosa. Cuando yo tenía tres o cuatro años mis padres se tuvieron que ir por cosas de trabajo a Murcia. Yo empecé a jugar allí y el Athletic se interesó por mí, al igual que algún que otro equipo, y entre ellos estaba la Real. Yo siempre me he sentido vasco y deseaba regresar a casa y, al igual que ahora el Arroyo, entonces fue el Athletic quien más apostó por mí y decidí fichar por ellos.

¿Por qué no ha vuelto a casa desque salió del Athletic hace más de una década?

Primero porque no he tenido demasiadas opciones para ello. En algún momento el Eibar se interesó por mí y pensaba que podría volver a casa, pero las cosas no salieron y me tuve que buscar otro sitio. La verdad es que cuando llevas tanto tiempo fuera ya te da igual. Al final buscas lo que piensas que es mejor para ti y para tu familia.

¿Se acuerda de todos los equipos en los que ha jugado?

Sí, han sido unos cuantos, pero de todos ellos guardo un grato recuerdo. Al final ha sido una vida entera dedicada al fútbol, que me ha servido para comer, pero también para conocer sitios, y hacer muchos amigos, que al final es lo que vale en esta vida. No me puedo quejar de cómo me ha tratado el fútbol.

¿Zaragoza fue el equipo donde mejor vivió?

Evidentemente. Con ellos subí a la Primera División, y fue algo grande, que jamás se me va a olvidar. En Zaragoza es donde más jugué en Primera, que es la categoría donde todos queremos jugar cuando comenzamos a jugar al fútbol, pero en el resto de los equipos donde he estado se han portado muy bien conmigo. Lo único malo fue la última temporada y media que viví en el Pontevedra, ya que en todos los sentidos fue un auténtico desastre. No cobramos, hubo muchos líos y el equipo acabó bajando a Tercera División.

 
Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo