GARA > Idatzia > Kirolak> Eskubaloia

CHAMPIONS

Gyr y Oltchim parten como favoritos en la Champions femenina

J.C.E.

Este fin de semana se pone en marcha la fase de grupos de la Champions League, con dos grandes favoritos (el Györ húngaro y el Oltchim rumano), pero media docena de rivales muy poderosos que también aspiran a todo.

Tras la gran sorpresa de la última final, en la que el Buducnost montenegrino se llevó un título que parecía pertenecer al Györi, el club húngaro ha dado una vuelta de tuerca a su proyecto, que la pasada temporada había reunido ya a un puñado de estrellas. La llegada de Ambros Martín al banquillo fue su principal movimiento, y el canario se ha llevado con él a Tervel. La falta de una lateral zurda se ha solventado con el regreso a Hungría de Redei, procedente del Hypo.

El Oltchim Valcea ha decidido seguir los pasos del Györ fichando media docena de jugadoras de alto nivel para optar al título. Y un nuevo entrenador, el danés Jakob Vestergaard, que ya ganó la Champions League con Viborg en 2008/09 y 2009-10.

Al club rumano han llegado la montenegrina Katarina Bulatovic -junto a la retirada Bojana Popovic, artífice del título del Buducnost, y de la plata de su selección en los Juegos de Londres-, las francesas Leynaud y Pineau (ambas del Metz), junto a Barbosa y Navarro (de Itxako). A ello se une la recuperación de Cristina Neagu -mejor jugadora mundial en 2010-, tras 14 meses de ausencia por una lesión en el hombro.

Pero no se debe perder de vista al Larvik noruego -recupera a Gro Hammerseng y mejora su banquillo-; a los dos clubes daneses -Randers (que ficha a la francesa Dembele y Macarena Aguilar) y Viborg-; a los dos rusos -Dinamo Volgogrado y Zvezda-; ni al Hypo austriaco -donde han recalado Fachinello (Itxako) y Carvalho (Bera Bera)-; o al Krim esloveno de Carmen Martín. Ocho ex de Itxako -siete jugadoras (las citadas más Nerea Pena, en el FTC húngaro) y su entrenador-, repartidas en seis equipos, siguen en liza.