GARA > Idatzia > Euskal Herria

NaBai se rompe en IruŮea y el choque afectarŠ a la unidad en el Parlamento

La decisión del sector afín a Geroa Bai en el Ayuntamiento de Iruñea de quitar un sueldo a uno de los dos concejales de Aralar ha provocado la salida de ambos del grupo municipal de NaBai. Aralar achaca este castigo a su postura sobre las huertas de Arantzadi como un «ataque directo» y, en consecuencia, avanza que tendrá repercusiones en el seno del grupo parlamentario -donde la formación de Patxi Zabaleta tiene mayoría- porque la confianza está rota.

p020_f01.jpg

Aritz INTXUSTA | IRUÑEA

Los dos concejales de Aralar en Iruñea han decidido dejar el grupo municipal de NaBai. El detonante fue la eliminación de una de las dos liberaciones de las que disfrutaban por decisión de los otros cinco concejales, afines a Geroa Bai (dos de ellos exmilitantes de Aralar que no renunciaron al cargo después de abandonar el partido).

La Ejecutiva de Aralar entiende que se trata de un castigo económico y un «ataque directo» al partido. En el comunicado que emitió el martes, Aralar avanzó que «la pérdida de confianza no puede ser sino inevitablemente extendida al grupo parlamentario».

Uxue Barkos, portavoz de NaBai en Iruñea, remarcó ayer a GARA que la decisión de eliminar una liberación y sacar del despacho a los ediles Aritz Romeo y Ana Barrena es una «reorganización del grupo». Esta decisión respondería al «anuncio claro y reiterado de Aralar de trabajar para EH Bildu». Barkos no señala un hecho concreto como detonante de esta «reorganización», sino que emplaza a repasar «la hemeroteca de las últimas semanas». En el tiempo al que hace referencia Barkos, el punto de inflexión ha sido la posición de Aralar contraria al proyecto de Arantzadi.

La diputada y portavoz del grupo de NaBAi entiende que, una vez que Aralar ha mostrado su decisión de trabajar para EH Bildu, «la mayoría del grupo municipal necesitaba dotarse de herramientas para sacar adelante el programa, y una de esas herramientas era el dinero de la liberación». En cuanto al envío de los dos ediles a un despacho distinto, afirma que fue porque pensaron que «así vamos a estar más cómodos».

Barkos fue la encargada de trasladar a Ana Barrena y Aritz Romeo la decisión de quitarles uno de sus sueldos. La intención de los afines a Geroa Bai es que estos dos concejales comuniquen el lunes cuál de ellos dejará de estar liberado, aunque es posible que Aralar se niegue a dar un nombre. La pérdida de esta liberación supone que pasará a cobrar dietas y no un salario mensual y, en consecuencia, dejará de cotizar a la seguridad social. La diputada asegura que esta decisión resulta «más que comprensible».

La valoración de la Ejecutiva de Aralar va en la dirección opuesta. Parte de su enfado se debe a que la «exclusión» de Romeo y Barrena se ha sacado adelante con los votos de «dos concejales tránsfugas, cuyos cargos ostentan tras ser usurpados directamente a Aralar». En cuanto al fondo político, el partido insiste en remarcar que Geroa Bai está renunciando a «contenidos progresistas y de izquierdas en su deriva real».

No queda claro qué futuro tendrán los dos ediles. Aralar dice que se constituirán como «una nueva agrupación municipal». Pero añade a renglón seguido que «esta decisión no constituye renuncia alguna a seguir considerándose legítimos cargos de dichas siglas» y se ratifican en la defensa de «los principios e ideas del programa de Nafarroa Bai». Esto traslada el problema al plano de las siglas, donde todo se vuelve todavía más complicado.

En NaBai conviven actualmente dos proyectos diferenciados: el de Geroa Bai (PNV más los independientes organizados como Zabaltzen) y el de Aralar, que mira hacia Bildu y Amaiur. La autoría del programa de NaBai es compartida y, por tanto, ambos sectores lo siguen reivindicando. Geroa Bai acusa a Aralar de incumplir el programa por su alianza con Bildu y, por su parte, Aralar considera que Geroa Bai se está dejando llevar por el PNV.

El futuro de las siglas de NaBai se enreda más por los tránsfugas en Iruñea. Tras el abandono de Itziar Gómez y Aitor Lakasta, Aralar perdió el control del grupo municipal. En cambio lo mantiene en el Parlamento navarro. Así pues, si el sector de Uxue Barkos decide continuar denominándose «NaBai» en Iruñea, podría darse el caso de que Aralar hiciera lo propio en la Cámara foral. Para enrarecer más las cosas, Aralar es el propietario de la marca NaBai, por lo que no se sabe si los cinco concejales de Iruñea afines a Geroa Bai podrían seguir utilizando legalmente las siglas de la coalición.

El dilema parlamentario

En su nota, la Ejecutiva de Aralar no deja claro qué determinación se va a tomar en el Parlamento, aunque sí avanza que habrá consecuencias. «Aralar considera que esta ruptura, esta agresión sufrida, solo puede ser entendida como una decisión compartida y tomada conjuntamente por quienes componen Geroa Bai, es decir, PNV y Zabaltzen, por lo que la pérdida de confianza no puede ser sino inevitablemente extendida al grupo parlamentario», explica en la nota que se remitió a los medios el martes.

En este sentido, cabe recordar que este periódico ya publicó un informe de los servicios jurídicos del PNV en el que se detallaban las consecuencias que tendría una ruptura de NaBai en el Parlamento. En resumen, el texto determinaba que, debido a una modificación realizada recientemente, los ediles que dejan de pertenecer a un grupo no tienen capacidad de generar uno nuevo. Por tanto, únicamente les queda la figura de parlamentario no adscrito, lo cual tiene como consecuencia una menor capacidad de sacar adelante iniciativas, menor peso en las comisiones y, en definitiva, una pérdida de su capacidad para la fiscalización de la labor del Gobierno.

Por ahora, la única valoración formal ha sido la nota de Aralar. Desde Geroa Bai no se ha trasladado un comunicado a los medios sobre lo sucedido en Iruñea. En las declaraciones de Uxue Barkos ayer -a preguntas de este medio- explicó que no quieren entrar en confrontaciones por lo que considera una «reorganización» lógica.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo