GARA > Idatzia > Iritzia> Azken puntua

Iaki LEKUONA | Periodista

Un cierto engao

 

Desde que en los años setenta resurgiera la reivindicación institucional en Ipar Euskal Herria, los socialistas se han tragado sus promesas y las han regurgitado tantas veces que a nadie asombra ya que, a las puertas de un proceso descentralizador que antes apoyaron, ahora pongan peros. En vísperas del debate sobre la futura Ley de Descentralización, representantes políticos vascos, desde abertzales de izquierda hasta conservadores de la UMP, se congregaron en torno al Consejo de Electos para votar una resolución común que reclama del Estado la inclusión de un apartado específico para la creación de una institución vasca. Pero parte del cónclave socialista decidió presentar una moción alternativa que no pide al Estado más que un estatus de «territorio de experimentación». O sea, lo que viene siendo desde hace años, un experimento continuo cuyos frutos en treinta años han sido un Consejo de electos vacío de poder, un Consejo de Desarrollo sin competencias ni financiación propias y una Oficina Pública del euskara que funciona más por empeño de sus trabajadores que por la voluntad del Estado.

Al igual que en ocasiones necesitamos engañarnos un poco para que nuestra realidad no nos ahogue, a veces nos hace falta poner en nuestras vidas un poco de incoherencia para evitar que nuestra coherencia nos arrastre. Pero de ahí a vivir en una mentira o a hacer de la incongruencia un leitmotiv existencial hay un abismo, una inmensidad que el Partido Socialista francés ha surcado sin problema en todo aquello que sonara a vasco. Todavía hay quien cree que Hollande hará una excepción. Engañémonos un poco más; lo mismo esos crédulos están en lo cierto.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo