GARA > Idatzia > Iritzia> Hemeroteka

LA VANGUARDIA | Enric Juliana 2012/9/20

La algarabŪa de Madrid

El diario ABC ha sugerido la suspensión de la autonomía catalana vía artículo 155 de la Constitución. El periodista Ramírez ha escrito que todo es broma, que todo es una opereta catalana, con un entre paréntesis recomendando el uso de la fuerza militar en caso de complicación (el artículo 8 del que tanto hablaba José Bono en tiempos de la España plural y de la sonrisa de Zapatero). Alfredo Pérez Rubalcaba ha dicho que el PSOE estará «enfrente», mirando de soslayo a Carme/n Chacón, que se mantiene agazapada. El grupo de extrema derecha Manos Limpias pide a la fiscalía que Artur Mas sea procesado por sedición. Al radiofonista Losantos le faltan palabras. Rosa Díez exige la aplicación del artículo 155, desafiando a Rajoy. (...) El diario francés «Le Monde» califica de «sorprendente» la carta del rey Juan Carlos y cita como único precedente el 23-F. El embajador de Estados Unidos en España, Alan D. Solomont, considera «admirable» el tono del debate catalán y pide a Artur Mas «una solución estable». Pocas veces, en los tiempos recientes, una quimera había traído tanta cola.

El malestar del Rey es capítulo aparte. (...) La corriente principal, la capa freática que circula bajo los centrismos, los silencios, los tiempos diferidos y los equilibrismos de Rajoy y su equipo, prefiere embestir antes que acotar.(...) Embisten porque les gusta embestir. No estoy hablando de gente poco inteligente. Lo son y mucho. Saben negociar cuando les conviene, saben ser dúctiles y sutiles pese a los exagerados estereotipos sobre la España de blanco o negro, e incluso saben retirarse a tiempo cuando los intereses están en riesgo. (Verbigracia, la prudente retirada en Argentina tras el amago de enfrentamiento con Cristina Kirchner). Esta vez el partido de la embestida se está imponiendo, con tres consecuencias de notable alcance. Primera: la ampliación del malestar catalán, si el próximo domingo se volviese a celebrar la manifestación del Onze de Setembre, aún habría más gente en las calles de Barcelona. Segunda: la amplificación internacional de la cuestión catalana. Y tercero: la casi segura convocatoria de elecciones anticipadas en Catalunya, con aires de plebiscito.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo