GARA > Idatzia > Kirolak> Real Sociedad

La experiencia y la seguridad que tiene el Levante en su campo tambiťn resultů clave

Martins culmina la remontada

Un penalti provocado por el exceso de ímpetu de Iñigo Martínez y la velocidad y el gol del nigeriano, con la colaboración de Bravo, cambiaron la dinámica de un partido que la Real tenía controlado en el minuto 65. Zurutuza marcó un buen gol desde fuera del área.

p024_f01_199x165.jpg

LEVANTE 2

REAL SOCIEDAD 1

 

Joseba ITURRIA

La Real desperdició una buena opción para romper su racha de ocho meses sin ganar fuera de casa al dejarse remontar un partido que tenía controlado y dominado en el minuto 65. Un error de Iñigo Martínez al cometer un penalti en una acción en la que no supo controlarse y un balón largo de Ballesteros a Martins, que superó a los dos centrales por velocidad sin que Bravo saliera de su portería para desbaratar la acción, provocaron la remontada y la derrota.

Además el segundo gol llegó sin margen para la reacción para establecer un mercado tan inamovible como injusto porque los blanquiazules fueron mejores en los 45 minutos que separaron el gol de Zurutuza del primero anulado a Martins, poco antes de la jugada del penalti y no fueron peores en los otros 45.

La diferencia estuvo en la experiencia y fortaleza que caracteriza al Levante en su campo, que le ha permitido sumar siete de los nueve puntos que ha puesto en juego. Y ante el Espanyol también perdía 0-2 en el minuto 55. Pero los viejos rockeros azulgranas saben lo que tienen que hacer en cada momento y sus dos goles reflejan la diferencia momentánea de tener a un central como Ballesteros, que corta un balón y sabe que con buscar al delantero rápido que cada año se busca al Levante le basta, y un Iñigo Martínez que ayer volvió a costarle un gol a la Real y que tampoco pudo impedir que Martins entrara por su zona para marcar el segundo.

A largo plazo es mucho mejor tener a Iñigo Martínez que a Ballesteros, pero con los jóvenes hay un peaje a pagar y eso cuesta tres puntos como los de ayer en un partido más que aceptable de la Real, con un mérito mayor porque Montanier lleva dos partidos sin margen de maniobra por las lesiones.

José Ángel, de extremo izquierdo

Los problemas padecidos durante las últimas semanas por buena parte de sus jugadores ofensivos llevaron a Montanier a decantarse por una línea de tres ofensiva con Vela, Griezmann y José Ángel, sin que el de Mâcon supiera interpretar el partido para aprovecharse de su movilidad ante dos centrales veteranos como Ballesteros y Navarro y sin que el asturiano entendiera lo que su entrenador pretendía de él, motivo por el que le sustituyó al descanso.

Con todo, José Ángel aportó más a su equipo que Chory Castro, y Xabi Prieto fresco no mejoró las prestaciones de un David Zurutuza fatigado tras jugar una primera parte espléndida. Al final las lesiones pasan factura, Pardo y Agirretxe se habían quedado en Donostia tras sufrir problemas físicos durante la semana, y Montanier no tenía en el banquillo más oxígeno para el centro del campo en un partido marcado por la alta temperatura con la que se disputó.

Tras un primer cuarto de hora en el que el Levante solo planteó problemas en dos acciones en las que Juanlu le ganó la partida a Estrada y Mikel González -en la primera Barkero no acertó a rematar su centro y en la segunda su disparo lo detuvo Bravo-, la Real se adueñó del partido y primero Vela inquietó a Munúa con un disparo desde el lateral del área y luego Zurutuza marcó tras un buen disparo.

A partir de ahí, la Real acaparó la posesión del balón, solo concedió un disparo de Juanlu en otra acción en la que Estrada no logro cerrarle el ángulo de tiro, y tuvo mejores llegadas al área de Munúa en dos acciones que tuvieron como protagonista a Vela y en un disparo de De la Bella que terminó en saque de esquina tras tocar a un defensa.

La salida de Martins

Juan Ignacio Martínez reaccionó con un cambio de sistema para pasar a jugar con dos delanteros con la velocidad de Martins a costa de perder poder en el centro del campo, al retirar a Iborra tras sufrir una lipotimia como consecuencia de un calor que afectó más a la Real en los últimos minutos del partido.

Tras ese cambio los blanquiazules dominaron el balón en el centro del campo y llegaron con dos opciones de Estrada, con un disparo que envió a corner Munúa, y Vela, que buscó la frivolidad de la vaselina en lugar de la eficacia de un fuerte disparo.

Pero, cuando el partido estaba bien controlado, en el minuto 65 llegó el primero de los dos goles bien anulados a Martins, el Levante se creció y enseguida se registró la jugada clave con el penalti de Iñigo Martínez que materializó Barkero.

A partir de ahí el partido estuvo muy equilibrado, con un buen disparo de Griezmann que salió fuera por muy poco y un disparo de Barkero que detuvo Bravo. Cuando todo parecía encaminado al empate, llegó un balón largo de Ballesteros a la zona de Iñigo Martínez, que intentó cortarlo con una acrobacia en lugar de mantener la posición y evitar que por su zona entrara Martins sin que la ayuda de Mikel González impidiera al nigeriano batir a un Bravo que debía haber salido para impedir que el último fichaje del Levante controlara el balón en el área.

Así se repetía la misma historia de la pasada temporada, cuando el Levante también ganó en el último suspiro un partido que la Real no había merecido perder. Lo peor es que la derrota de ayer ha provocado una críticas a Montanier injustificadas porque la Real no perdió ayer por su entrenador, salvo que se le acuse de apostar por Iñigo Martínez en lugar de buscar un central como Ballesteros.

 
Montanier consideró «increíble» que su equipo perdiera un partido que vio cerca del 0-2

Philippe Montanier calificó la derrota como «increíble porque hemos tenido ocasiones claras para marcar, estábamos más cerca del 0-2 que de la derrota, pero ellos saben robar el balón y hacer daño a la contra. Hemos tenido algunas pérdidas de balón y una de ellas, la última, ha sido fatal. Creo que en ese momento ellos estaban contentos con el empate y nosotros habíamos sabido controlar bien las acciones de Martins».

Añadió que «el Levante ha hecho cosas para ganar, pero nosotros hemos dominado el balón. Me voy descontento porque hemos perdido. Habíamos estudiado al Levante, sabíamos que remontaron un 0-2 ante el Espanyol, pero nosotros también perdimos».

Juan Ignacio Martínez, entrenador del Levante, afirmó que el calor fue clave en el encuentro y que la hora no era la mejor para disputarlo: «Lo digo a pesar de que hemos ganado, pero en el descanso había decidido que Pape Diop fuera sustituido e Iborra se ha desplomado con una lipotimia y no ha podido salir. Ha sido un partido plagado de adversidades que al final hemos resuelto con un poco de suerte. Diop hizo una gran segunda parte, pero Míchel tuvo una pájara. Ha sido todo muy complicado. Soy un profesional y juego cuando me dicen, pero pienso que en un día con este calor y en una ciudad como Valencia, algunas cosas se deben replantear».

Sobre el partido, señaló que la Real lo controlaba y en un zarpazo hizo el 0-1, pero destacó la casta, la raza y la mentalización del segundo tiempo».

GARA

Acto de apoyo de la Real Sociedad al Kilometroak

La Real tiene hoy jornada de descanso que será aprovechada para celebrar un acto en el que el Consejo de Jokin Aperribay mostrará su apoyo al Kilometroak. Los blanquiazules volverán a los entrenamientos mañana a las diez para empezar a preparar el derbi del sábado contra el Athletic en Anoeta (20:00).

Derrota del juvenil ante Osasuna

El primer juvenil perdió 1-0 ante Osasuna, que sigue líder con cinco puntos de ventaja sobre la Real, que es cuarta, y el cadete de Liga Vasca es líder tras ganar 0-7 al Hernani.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo