GARA > Idatzia > Kultura

CRŪTICA: ęBaztanĽ

Cara a cara con la historia

p059_f01_114x96.jpg

Mikel INSAUSTI I

En su cortometraje de 1999 «El olvido de la memoria», Iñaki Elizalde ya abordaba el tema del impacto de la violencia histórica en las nuevas generaciones, a través del aprendizaje de los niños y niñas. Por eso abre su primer largometraje «Baztan» desde esa misma perspectiva, con la pregunta a un menor en la escuela sobre su conocimiento de los agotes, a lo que únicamente acierta a responder de forma muy espontánea con que ser agote era una putada. Lo dice alguien de Arizkun, donde se encuentra Bozate, y donde el rodaje de la película va a despertar viejos fantasmas de un pasado que nunca deja de cuestionarse.

El didactismo que emplea Elizalde es muy abierto y participativo, dejando que las tradiciones de Baztan, con su artesanía o su folklore, jueguen un papel importante y, sobre todo, vivo. Lo mejor de su ópera prima es el modo original en que consigue conectar todo ese rico legado con la memoria cinéfila, a través del dinamizador juego del cine dentro del cine. Gracias a que Michel Gaztambide está en la escritura del guión, se establece una conexión directa con «Vacas» de Julio Medem, película en la que también colaboró, y que se rodó en el valle veinte años atrás. El reencuentro de los actores Kandido Uranga, Txema Blasco y Carmelo Gómez, visitando de nuevo las mismas localizaciones, emociona.

Las referencias no acaban ahí, porque la esmerada fotografía medievalista de Quim Miquel se ha inspirado en el estilo visual de Tim Burton, y lo que de legendario y gótico hay en su creación «Sleepy Hollow». El gran mérito ha sido lograr que la esteticista parte de época consiga establecer un fluido diálogo con el presente, a lo que contribuye la naturalidad expresiva del documentalismo costumbrista volcado en el making of.

El único pero que se le puede poner a «Baztan» es su bendita ilusión por querer abarcar lo máximo con muy poco presupuesto, generando una locura de producción que nunca habría salido adelante sin los baztandarras. Son demasiados secundarios y figurantes dentro de un empeño colectivo desbordado alrededor del excelente reparto profesional.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo