GARA > Idatzia > Eguneko gaiak

ELECCIONES DEL 21 DE OCTUBRE

El trasvase de votos del PP darŠ el triunfo al PNV al que sigue EH Bildu

La encuesta realizada día a día por Aztiker para GARA y NAIZ se cierra pronosticando una victoria del PNV, conseguida gracias a que más de una cuarta parte de quienes hace un año votaron a Mariano Rajoy en la CAV, se inclinarán ahora por Iñigo Urkullu. En segundo lugar si sitúa EH Bildu, con nada menos que 24 escaños. A lo largo de la campaña, la tendencia de voto a las candidaturas abertzales no ha parado de subir, mientras caían las expectativas de PSE y PP.

Iñaki IRIONDO | GASTEIZ

El PNV ganará las elecciones con 28 escaños, seguido de cerca por EH Bildu, que obtendría una marca histórica de 24, si se cumplen las predicciones del sondeo que Aztiker ha realizado para GARA y NAIZ. El PSE caerá a los 12 escaños y el PP se tendrá que contentar con 9. IU-Ezker Anitza obtendría un representante y UPyD cerraría la cuenta con otro.

Aztiker arrancó con un estudio inicial, publicado el 5 de octubre en estas páginas, y que concedía 26 escaños al PNV, 22 a EH Bildu, 14 al PSE, 11 al PP y 2 a Ezker Anitza. Desde entonces, la empresa ha ido renovando su muestreo diariamente, de lo que GARA y NAIZ han ido dando debida cuenta.

En este periodo, que ha coincidido con el de la campaña electoral, las candidaturas abertzales han ido creciendo, al tiempo que PSE y PP caían en sus expectativas.

Los resultados que ofrecemos hoy responden a una renovación de toda la muestra con respecto a aquella con la que fue confeccionado el primero de los sondeos y lo que se observa es que los nuevos entrevistados y entrevistadas han venido ha confirmar la tendencia que marcaba el primer trabajo: el futuro Parlamento de Gasteiz será nítidamente abertzale.

Es más, después de casi cuatro años de gobierno -conseguido gracias a la alteración de las reglas de juego y la segregación de la izquierda abertzale-, PSE y PP no lograrían, ni siquiera sumando sus escaños, igualar los números del independentismo representado por EH Bildu. Los estrategas de la ilegalización pueden coger la calculadora y sacar sus cuentas.

También deberán hacerlo aquellos que se empeñan en decir que la ciudadanía de la CAV está dividida por la mitad. No parece que sea así si se atiende a la suma de los escaños de las candidaturas que declaran en sus programas y sus mítines que su fin último es la independencia. También parece, si se cumplen los pronósticos, que quienes se declaran dique de contención del nacionalismo vasco, y rivalizan en quien frena más en seco al abertzalismo, habrán de confiar en su «primo de Zumosol» de Madrid, porque en Gasteiz no tendrán fuerza popular para impedir nada.

El PP, colaborador necesario

No parece haber hecho mucho efecto la campaña de Antonio Basagoiti, tratando de convencer a su electorado de que el PNV es un partido peligrosamente independentista que ya ha pactado con CiU la ruptura de España, para lo que no dudarán en colaborar con EH Bildu. Frente a tanto líder joven de la política pop, entre las filas de la derecha española parecen tener más predicamento las viejas glorias de siempre: Jaime Mayor Oreja, por ejemplo. Y si Jaime dice que se corre el peligro de que ETA gane las elecciones, un sector del electorado del PP cree que es mejor votar al PNV para tratar de impedirlo, convirtiéndose en colaborador necesario de la victoria jeltzale

Que el Gobierno español esté atracando día a día a la ciudadanía con sus recortes, sin además solucionar nada, hacen que hasta la gaviota se convierta en un ave migradora.

Según la encuesta de Aztiker, el 27,9% de quienes en las elecciones a Cortes de hace un año votaron a Mariano Rajoy, se inclinarán ahora por Iñigo Urkullu. El dato coincide con el que hace unos días hizo público también el CIS. En aquel caso la cifra era del 24,7%. El PNV se refuerza también con aportaciones que le llegan desde el electorado del PSE. El sondeo constata que un 14,5% de quienes en noviembre de 2011 votaron al PSOE se inclinarán en esta ocasión por la papeleta jeltzale.

El PNV demuestra, según este sondeo, una centralidad capaz de absorber votos del PP y del PSE, hasta llegar al 34,7% de los encuestados. También hay un 5,9% de personas que votaron a Amaiur, que esta vez lo harán a los jeltzales.

En cualquier caso, la fidelidad de voto del independentismo está en el 90%. La subida del PNV no es a costa de EH Bildu, que sigue creciendo en base a un pequeño picoteo en el resto de los electorados, sobre todo en el espectro de la izquierda y abstencionistas.

Araba, expresión de cambio

Según el sondeo de Aztiker y también otros que se han ido dando a conocer, Araba figura como expresión nítida del cambio que se va a dar en estas elecciones. El territorio se está ganando a pulso el honor de ser «provincia traidora» a la España eterna, honor que le negó el dictador Francisco Franco el 23 de junio de 1937, de su decreto ley nº 247.

La encuesta otorga en Araba 8 escaños al PNV y 7 a EH Bildu, y la diferencia entre ambos es de menos de dos puntos. En este contexto, el PP conseguiría 5 representantes, el PSE, 4, y UPyD podría conseguir volver al Parlamento con un único parlamentario.

Cuando la previsión es que gane el PNV y cuando las intenciones de Iñigo Urkullu son las de intentar gobernar en solitario, resulta interesante saber si será posible articular una mayoría parlamentaria que mueva a los jeltzales en el ámbito económico, social y fiscal. Según esta encuesta, la suma de EH Bildu y PSE (partidos que aprobaron la reforma fiscal en Gipuzkoa) e IU-Ezker Anitza, se quedaría en 37 escaños, uno por debajo de la mayoría absoluta.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo