GARA > Idatzia > Ekonomia

Los empresarios vascos y espaŮoles presionan para pedir el rescate a la UE

Los empresarios vascos y españoles reclamaron ayer al Gobierno español que pida el rescate a la UE. Por la mañana, el lehendakari, Patxi López, también exigió una salida en esa dirección, aunque dijo que no deberían de producirse recortes. Todo esto se produjo el día después del encuentro entre Mariano Rajoy y Angela Merkel y cuando se conoció que la economía vasca cayó un 0,4% en el último trimestre y que acumula una pérdida interanual del 0,9%.

p024_f01.jpg

GARA |

El presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, afirmó ayer que el Estado español «debe pedir formalmente y cuanto antes un rescate» que sirva de «cortafuegos» ante la actual incertidumbre económica. La CEOE también se pronunció en ese sentido, mientras el Gobierno del PP no desvela cuando se producirá esa decisión que traerá severos recortes sociales y económicos para la población.

Por la mañana, el lehendakari, Patxi López, también pidió ese rescate, aunque añadió que debe ir acompañado con una demanda para que no se apliquen recortes. Dijo, sin embargo, que «el Gobierno de España tiene que adoptar las decisiones cuanto antes para no seguir cayendo por la pendiente. Son decisiones que no se pueden aplazar a ver si se arreglan las cosas, porque están empeorando».

Migeul Angel Lujua explicó en un artículo en su blog titulado «¿Quién salva a la economía real?» que «la esperada reunión del jueves del Banco Central Europeo sirvió para aportar, por primera vez desde que se inició la crisis, una hoja de ruta en la que España y el euro puedan definitivamente buscar cobijo tras meses de inoperancia, indefinición e indecisiones».

«Inevitable»

A su entender, «acudir a esta solución es ya inevitable», dado que, además, «se ha perdido demasiado tiempo» y «no hacerlo solo serviría para empeorar la situación», por lo cual, sentenció, «resulta una evidencia que cuanto antes se tome la decisión, mejor».

Esta demanda del presidente de Confebask, que también fue pedida por la CEOE, llegó después de que el lehendakari Patxi López, del PSE, instase ayer al presidente español, Mariano Rajoy, a dar ese paso ante la Unión Europea, pero sin «que se apliquen recortes».

Todo esto ocurrió cuando se supo que la economía vasca cayó en un 0,4% en el segundo trimestre del año, como confirmó el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Gasteiz, Carlos Aguirre. Acumula una pérdida del 0,9% en la tabla interanual del PIB. Manifestó su especial preocupación por «la caída registrada en determinados mercados internacionales» que, hasta el momento, «estaban sustituyendo la demanda interna en Euskadi».

La Comisión Europea señaló que corresponde al Gobierno español decidir si ve necesario pedir ayuda al fondo de rescate de la UE para reducir sus costes de financiación y cuándo lo hace. El Ejecutivo comunitario no ha descartado que el Eurogrupo exija al Estado español condiciones suplementarias a cambio de la asistencia.

La solicitud del rescate es uno de los requisitos que ha impuesto el Banco Central Europeo (BCE) para iniciar la compra masiva de deuda española e implicará la imposición de «condiciones estrictas», según dijo su presidente, Mario Draghi. «Corresponde a los Estados miembros y a sus Gobiernos decidir cuándo quieren enviar una solicitud a la Comisión y a los países de la eurozona para una posible asistencia financiera», dijo el portavoz de Asuntos Económicos, Olivier Baill.

Habrá condiciones «muy duras» para los países con «salvados»

El Banco Central Europeo (BCE) solamente comprará bonos soberanos de aquellos países sujetos a «duras condiciones para acometer reformas», según aseguró este viernes el representante alemán en el comité ejecutivo del instituto emisor, Jörg Asmussen, en respuesta a las críticas vertidas desde Alemania al nuevo plan de compra de deuda soberana presentado este jueves por Mario Draghi.

«Solo pueden llevarse a cabo (las compras de bonos) si el país afectado se somete a duras condiciones para acometer reformas. Esto es un imperativo y una condición necesaria para que actuemos», dijo Asmussen en declaraciones a la emisora germana «Info radio Rbb».

Asimismo, el ejecutivo alemán del BCE rechaza el riesgo de que esta actuación relaje el control de las expectativas de inflación, ya que estas compras serán completamente esterilizadas por la entidad. «Hacemos nuestra parte en política monetaria, perturbada a nivel de la zona euro, pero los gobiernos tienen que hacer su parte, en política fiscal y reformas estructurales», añadió. La crisis está llevando a que las dudas sobre el euro se alimenten. Por eso, ayer el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, afirmó que «los próximos tres meses serán decisivos para el euro» y llamó a resolver de forma mancomunada el «caos económico griego». Además, junto al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y del Consejo Europeo, pidió a los países de la UE un mayor esfuerzo de integración para la subsistencia de la moneda única. GARA

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo