GARA > Idatzia > Ekonomia

Aralar llama a ęconstruir un muro ciudadanoĽ contra los recortes

La formación abertzale se suma a la huelga general convocada para el próximo 26 de setiembre, porque es «una herramienta de la ciudadanía que hay que utilizar, y ahora más que nunca».

Iñaki TELLERIA |

Aralar compareció ayer en Donostia para hacer públicas sus propuestas socio-económicas en respuesta a una situación que califica de «muy grave» y para mostrar su adhesión a la huelga general del día 26 porque «es necesario construir un muro ciudadano que haga frente a los recortes, que una y otra vez vulneran nuestros derechos».

En una rueda de prensa en la que participaron su coordinador general, Patxi Zabaleta, el vicecoordinador, Dani Maeztu, y la secretaria de Organización, Rebeka Ubera, Aralar recordó que en un solo año el número de desempleados en Hego Euskal Herria ha aumentado en 26.341 personas y anunció que los datos serán «aun más graves en diciembre, cuando las personas trabajadoras que se encuentran en situación de ERE se les termine el periodo de regulación». Asimismo, acusó a los partidos «de derechas y neoliberales» de actuar «bajo los dictados del capital» y de «hacer desaparecer derechos básicos que nos corresponden a la ciudadanía, derechos sociales y laborales».

En este sentido, reivindicaron la huelga general como «herramienta para defender nuestros derechos, nuestro futuro, y apostar por un empleo de calidad fundamentado en los derechos sociales y laborales».

Desde la formación abertzale consideran, además, que con las medidas que están adoptando el Gobierno español y «los poderes europeos», la situación «no hará más que agravarse». En consecuencia, señalaron que «resulta más que evidente que lo que pretenden es el desmantelamiento del estado de bienestar».

Marco laboral propio

Aralar, además de anunciar que se suma al paro general y a las movilizaciones convocadas por diferentes movimientos sociales y sindicatos, hizo públicas una serie de medidas que propondrán al «resto de agentes de izquierdas y progresistas» o apoyarán «en las instituciones donde estemos representados».

Las propuestas son las siguientes: poner fin a los sueldos inferiores a 1.000 euros, impulsar medidas que pongan fin a la desigualdad de sueldos, reivindicar un marco propio de relaciones laborales e impulsar el marco propio de negociación colectiva, impulsar medidas para el reparto del empleo y hacer frente a los intentos de prolongar la jornadas laboral.

Asimismo, plantean la confirmación del abono de las catorce pagas para los trabajadores del sector público, la defensa del sistema público «como cimiento del estado de bienestar y de la economía», y la creación de «un fondo público estructural» para la creación y el mantenimiento del empleo.

Aralar considera también necesaria «una herramienta financiera ligada a nuestros trabajadores y tejido productivo». Propone también la reestructuración del sector primario como «sector estratégico», una apuesta «firme por las energías renovables locales» y la «diversificación» del tejido productivo.

Empleo

Aralar denunció que «parece ser que en pleno siglo XXI tener empleo, y especialmente tener empleo de calidad, se está convirtiendo en un auténtico privilegio».

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo