GARA > Idatzia > Kirolak> Txirrindularitza

Les comuniců que no seguirŠn en Euskaltel por no tener puntos tras acabar en el Top 30 la Vuelta

Igor Galdeano no valora la labor de Txurruka y Velasco

El de Etxebarria prefiere mantener silencio y el arrasatearra se quedó sorprendido tras anunciarles la baja.

p038_f01.jpg

Joseba ITURRIA

El de ayer fue día terrible para Euskaltel. Si ya fue demoledor ver cómo Víctor Cabedo perdía la vida con su bicicleta, también se conoció ayer que Igor González de Galdeano comunicó el lunes a Amets Txurruka e Iban Velasco su decisión de no contar con ellos para seguir en Euskaltel la próxima temporada.

Justificó su baja porque no tienen puntos, sin valorar el trabajo realizado para sus líderes y sin realizarles ningún tipo de oferta. La decisión resulta especialmente sorprendente porque los dos acabaron la Vuelta entre los treinta primeros de la general, realizaron un gran trabajo en apoyo al equipo y colaboraron a que Euskaltel terminara en segunda posición en la general por equipos. Además son de los ciclistas que han dado un mayor nivel en la montaña en las vueltas que se ha marcado su equipo como objetivos.

Igor González de Galdeano no solo ha tomado la decisión de romper la filosofía del equipo con su anuncio de fichar extranjeros con puntos hasta asegurarse un puesto entre los quince primeros en el ranking de méritos de la UCI. Algo que parece exageradamente difícil, para adjudicarse una plaza en el World Tour sin esperar a que la Comisión de Licencias elija otros tres entre los equipos situados entre los puestos 16 y 20 del ranking.

También va a romper con la otra virtud que ha caracterizado a Euskaltel, que siempre ha sido ante todo un equipo en el que han primado los intereses colectivo a los individuales. Los corredores naranjas se han centrado en las principales carreras en apoyar a sus líderes a costa del lucimiento personal.

Txurruka, el símbolo del equipo

Amets Txurruka simbolizaba ese espíritu de equipo unido y combativo y resulta muy difícil de comprender su baja tras ser el único corredor naranja que ha disputado las tres grandes esta temporada. Acabó en el puesto 42 el Giro tras entrar dos etapas en el Top 10, se retiró en el Tour tras romperse por cuarta vez su maldita clavícula derecha y Euskaltel le pidió que corriera la Vuelta, donde acabó el 30 tras un gran trabajo para su equipo.

Pero todavía es más difícil de entender su baja porque es el corredor vasco que se ha ganado el corazón de su afición por su garra y carácter desde que debutó en el Tour en 2007 y permitió a Euskaltel subirse por vez primera al podio de París al ganar el premio de la combatividad. Desde entonces ha corrido dos grandes cada año y casi siempre la Euskal Herriko Itzulia, donde su misión era ayudar a sus líderes y buscar escapadas.

Su baja además va a abrir más la herida provocada por el anuncio de romper su filosofía y fichar extranjeros. El nuevo rumbo también va a romper la unidad de la afición vasca alrededor de su equipo. Ya antes de conocerse la baja de Txurruka, el sábado desde el Foro Euskadi que aglutina a 350 seguidores del equipo se difundía un comunicado en el que se trasmitía que si se rompía la filosofía «el seguimiento de la gente hacia el equipo sería como hacia cualquier otro. Entendemos que el apoyo, simpatía y amor que tenemos miles de seguidores y seguidoras hacia el hasta ahora equipo Euskaltel-Euskadi y que vibramos y sufrimos con él en cualquier carrera, no sería posible si se cambia su filosofía».

Por eso señalaba que «el equipo tiene que seguir compitiendo con corredores de Euskal Herria o formados en alguno de los equipos de categorías inferiores de estos territorios. El equipo tiene que seguir ligado a una entidad sin ánimo de lucro como hasta ahora lo era con la Fundación Ciclista Euskadi».

Aberasturi y Bravo

Euskaltel Euskadi no ha comunicado oficialmente las bajas ni su cambio de filosofía, pero sí anunció ayer el fichaje de Jon Aberasturi (Orbea) y Garikoitz Bravo (Caja Rural), ambos de 1989, y el principio de acuerdo para la renovación de Miguel Mínguez, Rubén Pérez, Gorka Verdugo y Juanjo Oroz. Además Alan Pérez anunció su retirada.

DOS ALTAS

Euskaltel no ha hecho oficial las bajas y confirmó ayer el fichaje de Jon Aberasturi (Orbea) y Garikoitz Bravo (Caja Rural) y el acuerdo para la renovación de Mínguez, Rubén Pérez, Verdugo y Oroz. Alan Pérez anunció su adiós.

Una llamada de un minuto

Amets Txurruka prefiere no hablar de su situación, mientras que Iban Velasco sí atendió la llamada de GARA ayer antes de registrarse el fallecimiento de Cabedo para confirmar que «recibí el lunes una llamada de Igor González de Galdeano, que me dijo que no seguía en el nuevo proyecto porque necesitan puntos para seguir en el World Tour y que, como no los tengo, no cuentan conmigo. La llamada duró un minuto».

Velasco ha corrido esta temporada Giro, donde abandonó tras una caída, y la Vuelta, en la que terminó el 26º, su mejor puesto en una grande. Antes de salir de Iruñea, el equipo le dijo que «estuviera tranquilo, que íbamos a trabajar todos para Igor Antón, para sumar puntos con él, y por eso me ha pillado de sorpresa. No me garantizaron que iba a seguir, pero sin darlo por hecho, estaba tranquilo. Y que te lo digan ahora cuando hay muchas plantillas cerradas...».

Velasco lamenta que «el ciclismo se parece al programa de Cuatro en el que uno responde y otro se lleva el dinero. Trabajas para uno que se lleva los puntos y se queda en el equipo y tú, como no los tienes, te echan. El tema de los puntos hace que los equipos sean cada vez menos equipos, que cada uno mire a lo suyo. En este equipo se nos había inculcado una forma de trabajar para un líder y no sé si va a poder seguir siendo igual. El que tenga que trabajar dirá que, si trabajo y no saco puntos, el año que viene estoy en la calle. He aportado todo lo que he podido. Muchas veces dejas tus aspiraciones personales, tienes que tirar, estar de salida a las escapadas, subir botellines, estar bien en la montaña al lado de tus líderes... y te encuentras con esto, que para mí ha sido una sorpresa».

Sobre el cambio de filosofía, entiende que Euskaltel «ha cambiado de manos, Miguel hacía las cosas de otra forma, entra otra persona nueva a dirigir, ha cogido este camino y hay que respetarlo. No soy quién para juzgar. La afición opinará». J. ITURRIA

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo