GARA > Idatzia > Euskal Herria

Freno polÝtico al esclarecimiento de la muerte del joven I˝igo Cabacas

Al cumplirse seis meses del pelotazo disparado por la Ertzaintza que acabó con la vida del joven aficionado rojiblanco Iñigo Cabacas, siguen sin depurarse responsabilidades políticas y penales sobre aquella muerte que conmocionó al país. El abandono de Rodolfo Ares del Departamento de Interior tras un agria polémica con la familia y el retraso en las diligencias judiciales son muestras evidentes de ello.

p018_f01_148x116.jpg

Agustín GOIKOETXEA | BILBO

La noche del 5 de abril -ayer se cumplieron seis meses- Iñigo Cabacas Liceranzu celebraba, junto a unos amigos, la victoria del Athletic ante el Schalke 04 cuando, a raíz de una intervención de agentes de la Ertzaintza, recibió en su cabeza el impacto de una pelota de goma que lo hirió de muerte. Tras cuatro días de agonía en el Hospital de Basurto, el joven aficionado rojiblanco falleció.

Desde entonces, diferentes responsables políticos, judiciales e institucionales han abogado por el esclarecimiento de lo que sucedió aquella noche en un callejón contiguo a la calle María Díaz de Haro, en el barrio bilbaino de Indautxu. Lo cierto es que, además del cruce de acusaciones entre la familia Cabacas Liceranzu y el entonces consejero de Interior, Rodolfo Ares, aderezadas por otras valoraciones políticas, poco más se ha avanzado en la resolución del caso, especialmente a la hora de depurar responsabilidades.

El proceso comenzó a andar en los juzgados pero ha chocado con los habituales retrasos que se dan en ese ámbito. Lleva ya tres meses en el dique seco en el Juzgado de Instrucción número 10 de Bilbo y entre los allegados existe impaciencia por esta demora, pues se aguarda a que, al margen de algunas diligencias como la toma de declaración a forenses y testigos que ya se han ido practicando a petición de la acusación que ejerce la familia, se tome testimonio a un buen número de ertzainas -se estima que están implicados en torno al medio centenar- y la jueza dé el plácet a varias pruebas periciales.

Hace dos meses una voz autorizada, el fiscal superior del TSJPV, Juan Calparsoro, aventuró que la instrucción estaría finalizada a la conclusión del año, una previsión muy optimista a la vista del parón actual. Entonces, Calparsoro declaró que la muerte de Cabacas «no puede quedar en nada», al estimar que «al margen del tema penal, está claro que aquí ha habido una muerte indebida, injusta».

En el ámbito político las noticias tampoco han sido gratificantes, especialmente a raíz del anuncio de Rodolfo Ares de abandonar sus responsabilidades al frente del Departamento de Interior para hacerse cargo de la coordinación de la campaña electoral del PSE. Este movimiento no hace si no apuntalar las acusaciones vertidas hace tres meses por el padre de Iñigo Cabacas, que acusó al entonces consejero de «esconderse».

«Nula disposición»

En ese contexto y al cumplirse los seis meses de la polémica intervención de la Policía autonómica, el portavoz de Bildu en el Consistorio bilbaino, Txema Azkuenaga, lamentó ayer que Ares haya priorizado la campaña electoral al esclarecimiento de la muerte del aficionado rojiblanco. A su juicio, esa actitud «evidencia la nula predisposición» del anterior titular de Interior «y de su partido a que se haga justicia».

Tampoco obvió Azkuenaga el papel que ha adoptado Idoia Mendia, como sucesora de Ares, a quien censuró que «no ha hecho nada». El corporativo soberanista fue contundente en sus declaraciones, al subrayar que «la sociedad quiere saber quién ordenó el operativo policial, quién dio la orden de disparar y quién fue el autor material de los hechos».

El edil recordó, además, que en la pasada jornada de huelga general la Ertzaintza volvió a hacer uso de las pelotas de goma contra las personas «a pesar de su supuesta eliminación y de los continuos pronunciamientos institucionales contra su uso», como el refrendado por unanimidad el 3 de mayo en las JJGG de Bizkaia. Azkuenaga denunció que un proyectil policial impactó en el rostro de un joven al que rompió la ceja.

Bildu reitera su queja por la falta de apoyo de Azkuna a la familia

Bildu lamentó ayer que el Consistorio bilbaino sea «la única institución que a día de hoy sigue sin reconocer que a Iñigo Cabacas lo mató una pelota de goma disparada por la Ertzaintza». Su portavoz, Txema Azkuenaga, echó en falta un apoyo institucional y municipal «claro» a la familia similar al que ha recibido en Basauri, donde el martes, a las 20.00, en plenas fiestas se colocará una placa en recuerdo del joven, natural de esta localidad de Hego Uribe, en la plazoleta Axular.

En esa iniciativa, impulsada por los amigos de Cabacas, colabora el Ayuntamiento basauritarra, gobernado por el PNV. En Bilbo, los allegados trataron de que hubiese un gesto similar pero, después de las negociaciones que se mantuvieron con los responsables municipales, el equipo de gobierno se echó atrás.

Azkuenaga reconoció que, en los últimos tres meses, ha conversado en varias ocasiones sobre este asunto con el consejero delegado, Andoni Aldekoa, uno de los hombres de confianza del alcalde Azkuna, aunque confesó apesadumbrado que no ha conseguido arrancarle un compromiso. «No he recibido respuesta de Aldekoa, al parecer la decisión excede de sus competencias y alguien de más arriba -en clara referencia a Iñaki Azkuna- tiene la llave».

«La concentración de julio fue un lavado de cara de Azkuna ante su nefasta gestión de abril», manifestó el portavoz de la coalición soberanista, que emplazó al alcalde a dar un nuevo paso. Ese emplazamiento no se limita a Azkuna y a su partido, el PNV, sino al resto de fuerzas políticas con representación municipal, que debieran reconocer «el atropello». A.G.

Denuncia

El portavoz de Bildu en el Consistorio bilbaino, Txema Azkuenaga, denunció ayer que en la pasada huelga general una pelota de goma volvió a impactar en el rostro de un joven, rompiéndole la ceja. «De haberle dado un milímetro más abajo, le habría sacado el ojo».

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo