GARA > Idatzia > Iritzia> Kolaborazioak

Estitxu Ugarte Lopez de Arkaute Responsable de comunicaciůn del sindicato Hiru

Ha llegado el momento

No es cierto -como dicen algunos- que sea un problema de competencias, es simple y llanamente un problema de voluntad política

El proceso de desaparición paulatina de la red de transporte de mercancías por carretera en Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa ha llegado a un punto crítico en el que, si no se toman medidas de forma urgente en un breve plazo de tiempo, los pocos transportistas autónomos, pequeñas cooperativas y empresas de transporte vascas que todavía aguantan están condenados a desaparecer. No sabemos quién les sustituirá, lo que sí sabemos es que las administraciones públicas competentes, Gobierno Vasco y Gobierno de Nafarroa, además de las diputaciones de Gipuzkoa, Araba y Bizkaia, tienen la obligación y la responsabilidad de garantizar unas condiciones mínimas para que un servicio público como es el transporte de mercancías por carretera se pueda seguir realizando y pueda seguir atendiendo las necesidades de la sociedad y de nuestro tejido productivo.

Sin embargo, tanto las diputaciones como los ejecutivos autónomicos de Hego Euskal Herria han optado por la pasividad, por no hacer nada, por ignorar y no escuchar las reclamaciones constantes de los y las transportistas autónomos y de sus representantes, y no articular ni una sola medida que pueda ayudar al sector vasco del transporte a salvarse de la quiebra. Nuestros responsables políticos e institucionales están demostrando una irresponsabilidad muy peligrosa, y con cada transportista autónomo, cooperativa o pequeña empresa que se ve obligado a echar el cierre las diputaciones vascas y los gobiernos de Gasteiz e Iruñea se van retratando como lo que son.

No es cierto -como dicen algunos- que sea un problema de competencias, es simple y llanamente un problema de voluntad política. Tanto el Gobierno Vasco como el Gobierno de Nafarroa y las tres diputaciones, cada cual en su ámbito, tienen las competencias y los instrumentos suficientes para poder diseñar y poner en marcha medidas que pueden ayudar, mucho, al sector del transporte de mercancías por carretera de Hego Euskal Herria: estamos hablando de peajes, de ayudas a la jubilación, de cooperativas falsas, de plazos de pago, de intermediación ante los grandes cargadores, de factura propia, de coberturas sociales... Viejas reivindicaciones a las que siempre se ha hecho oídos sordos.

Por otra parte, creemos que la sociedad no es consciente de la gravedad del problema que vive el sector, los camiones van y vienen por las carreteras y todo funciona con aparente normalidad. Por eso, también es urgente darle al problema la dimensión que tiene y dejar en evidencia que en este momento no existen condiciones mínimas para que el sector vasco del transporte pueda funcionar. Ahora mismo los y las transportistas estamos trabajando sin ningún tipo de garantía económica, ni laboral ni de seguridad, a cada kilómetro que hacemos, el agujero económico es mayor, salimos de casa todos los días sin saber si conseguiremos un mínimo de rentabilidad con el viaje que contratamos. Seguir trabajando en estas condiciones es un suicidio colectivo.

En opinión de Hiru, las asociaciones y sindicatos de transportistas de Hego Euskal Herria no podemos convertirnos en meros notarios de la desaparición del sector. Tenemos una enorme responsabilidad ante nuestros afiliados y ante todos los y las transportistas. En una de las peores coyunturas económicas y laborales que ha vivido nuestro sector, sindicatos y asociaciones profesionales no podemos esconder la cabeza debajo del ala. Ha llegado el momento de decidir de forma colectiva y unitaria, entre todos y todas los que conformamos el sector vasco del transporte el día y la hora en la que vamos a dejar de hacer más grande el agujero económico y vamos a exigir a las administraciones que garanticen unas condiciones mínimas para que los y las transportistas podamos seguir trabajando sin arruinarnos.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo