GARA > Idatzia > Eguneko gaiak

ARRANCA LA EDICI”N 60 DE ZINEMALDIA

Donostia nos muestra a sus estrellas

Los trabajadores terminaban de colocar las vallas publicitarias a orillas del Urumea y la alfombra roja esperaba a ser pisada esta noche tapada con un plástico. Ya todo está listo para recibir a las primeras estrellas y a gentes del cine y esta noche el Kursaal será el que se vista de gala para celebrar la inauguración de la 60 edición de Zinemaldia.

p006_f01.jpg

Nagore BELASTEGI

Los cinéfilos se frotan las manos, arranca Zinemaldia con un aniversario lleno de actividades, muchas estrellas -a falta de velas- y más premios que nunca. El de Donostia es uno de los festivales más veteranos de Europa y sus sesenta años hay que celebrarlos por todo lo alto. Lo que acontecerá durante la gala de inauguración de esta noche es un secreto, pero se sabe que realizará un recorrido a lo largo de todos los años que ha estado trayendo a los mejores profesionales del cine a Donostia. Sin embargo, Manuel Palacios -director de la gala- no quiere que sea una gala nostálgica y no dejará de lado el presente. No en vano quedan por delante nueve días intensos de ese cine que nos hace soñar.

La gala será retransmitida en directo en ETB-1 y La 2, y también podrá verse online en streaming en eitb.com y la página web de Zinemaldia (www.sansebastianfestival.com). Barbara Goenaga, Cayetana Guillén Cuervo y José Coronado serán los presentadores de una velada muy especial. El actor se dejó ver ayer durante la presentación de la exposición «25 + 1 premios Goya» en la sala Kubo del Kusaal demostrando que disfruta del festival a pesar de que el año pasado «No habrá paz para los malvados» no se llevase los premios que la crítica le auguraba.

Mientras anochece y el misterio de la noche cambia la atmósfera de la alfombra roja, la película de Nicholas Jarecki «Arbitrage» abrirá una Sección Oficial con unas expectativas muy altas. Richard Gere y Susan Sarandon, ya en Donostia, son los grandes reclamos de este film que trata sobre un magnate que trata de vender su negocio a un banco antes de que se destapen los fraudes que ha cometido. Otras llegadas que tendrán lugar en breve son las de Catherine Deneuve, Isabelle Huppert y Marisa Paredes, quienes confirmaron su asistencia este domingo en el auditorio Kursaal, a las 15.00, a la que será la prémiere mundial de la miniserie de televisión «As Linhas de Torres, dirigida por Valeria Sarmiento. También pasearán por Donostia Ben Affleck y Alan Arkin, quienes defenderán su película «Argo», en la Sección Oficial fuera de concurso.

Ya hay quien pise la alfombra

Susan Sarandon tenía prevista su llegada a Donostia ayer al mediodía, pero al arribar al aeropuerto de Loiu parece que decidió que daría una vuelta por Bilbo para visitar el museo Guggenheim junto al reconocido director Barry Levinson (su última película, «The bay», se proyectará dentro de Zabaltegi Especiales). Así, su llegada al Hotel María Cristina se pospuso a las 15.50.

Un puñado de fotógrafos y periodistas, que triplicaban en número a los escasos fans que esperaban tras la valla, se preparaban para dar la bienvenida a la actriz. Muy puntual, o incluso un poco antes, llegó un coche de donde se bajó una mujer pelirroja que parecía ser Sarandon. Con ella descendió otra mujer con evidente semejanza; eran dos de sus hermanas. Falsa alarma.

En seguida llegó otro coche y, esta vez sí, Susan Sarandon llegó al María Cristina con unas enormes gafas de sol y la sonrisa puesta. El director de Zinemaldia, José Luis Rebordinos la esperaba. Dos besos, un saludo lejano a los fans que gritaban cosas como «I love you», «send me a kiss» o «you're incredible», y entró en el hotel. Esta no es la primera vez que Susan Sarandon visita Euskal Herria, ya que, en 1995, recibió el premio Donostia.

En frente, justo detrás del adorno de piedra que han puesto de adorno y quita la visibilidad a los curiosos, se encontraba Leticia, que ha venido a Donostia específicamente a Zinemaldia. Mónica, la amiga que le da hospedaje, y Javier estaban con ella. En su mano sostenía una colección de fotos de actores y directores, y Susan Sarandon asomaba la primera. Pero no se trataban de fans de la actriz, sino de «cazafamosos». Estos días Donostia está plagada de ellos.

«Nos enteramos por la prensa dónde y quién llega. Tenemos un planning», explica Leticia. En realidad, hay veces en las que los fans se enteran de las llegadas antes que la prensa y la presencia de ellos es un buen indicador de si un rumor es cierto o no. Al final del día, quien espera recibe su recompensa. «Estamos aquí desde la mañana hasta la noche, de 9 a 2, más o menos», afirma Leticia. Este año meterán más horas que de costumbre porque hay muchas estrellas. A pesar de ello, estos «cazafamosos» no creen que verán ninguna película durante el festival porque prefieren verlas después, cuando ha pasado todo. Leticia vio la encargada de cerrar el festival el año pasado, la francesa «Intocable», hace poco y le gustó mucho.

Este grupo no se separó de la valla, a pesar de que no había prácticamente nadie a su alrededor. Otra fan, que se dejó la garganta lanzando halagos a Sarandon, se fue hablando por teléfono, contando muy emocionada que le había saludado. A Leticia, Mónica y Javier también les saludó, aunque no se acercó. «Tenían que haber cortado el tráfico como en años anteriores, porque así se pueden acercar, como hicieron con Brad Pitt», comenta Mónica.

Estos «cazafamosos» que llevan alrededor de siete años asistiendo al festival guardan un recuerdo especial de Angelica Houston, Geraldine Chaplin y Meryl Streep. «Les ves grandes, pero después son muy accesibles», sentencia Mónica. Continuaron agarrando la valla para guardar su sitio hasta la noche, a la espera de la otra gran llegada: la de Richard Gere.... ¡prevista para las 23.00! Al igual que su compañera en pantalla, Gere también tiene en su poder un Premio Donostia, el que recibió en 2007. Entonces Leticia quedó encantada, porque el actor dio la vuelta entera al hotel para saludar a los fans. La fiesta continúa mañana.

El diario de Zinemaldia, 20 años informando

Zinemaldia es un ir y venir de estrellas, curiosos y periodistas, y todos ellos terminan por leer cada día un mismo periódico: El diario del festival. Los primeros, para saber qué se dice de ellos y de sus compañeros; los segundos, para enterarse de todos los detalles; y los terceros, para ver qué se les escapó el día anterior. El periódico que dirige Carmen Izaga es el que más información reúne sobre Zinemaldia, no en vano es su ejemplar oficial y se reparte gratuitamente por la ciudad durante los días que Donostia luce alfombra roja. Hoy 8.000 personas que paseen por sus calles podrán leer las primeras noticias de un festival que arranca por todo lo alto. En la portada aparecerá «Arbitrage», la película que abre el certamen -publicidad pagada-, y tras ella irán pasando otras.

Este año el diario con el formato actual, en papel de periódico, cumple 20 años. «Anteriormente -cuenta Izaga- se repartía una revista diaria con una tirada de unos 2.000 ejemplares. Se repartían entre los invitados y se terminaban, así que se decidió cambiar el formato, y con el mismo presupuesto hemos llegado hasta los 12.000 ejemplares». El diario llegaba hasta otros pueblos cercanos, aunque este año, debido a la crisis, han tenido que reducir su tirada y limitarse a la ciudad.

A pesar de que hayan pasado 20 años desde que se empezó a publicar «el periódico», su directora cuenta que siempre ha habido alguna publicación que detallaba lo que pasaba en Donostia esos días, y hubo una que incluso tenía el formato de un periódico pero con las hojas amarillas. El diario cuenta con todo tipo de información a excepción de críticas sobre las películas de la Sección Oficial, porque compiten y porque sus directores ya tienen suficiente renombre. Sin embargo, incluye comentarios sobre las secciones Nuevos Directores, Zabaltegi Perlas y Especiales o Retrospectivas. De este modo, si un director no es muy conocido el público puede conocerlo.

A pesar de toda la información que ofrecen, Izaga afirma que no tienen acceso a información privilegiada. «Siempre pensamos que alguna estrella nos va a venir a visitar y al final nadie se acuerda de nosotros», cuenta. Sin embargo, en una ocasión recibieron la visita de William Hurt, minutos antes de que entregara el premio Donostia a Bette Davis. Ahora las oficinas del diario están a pie de calle, pero entonces todavía estaban en la última planta del teatro Victoria Eugenia. El actor subió en el montacargas, todavía sin prepararse para la gala, y les hizo mucha ilusión. N.B.

Imprimatu 
Gehitu artikuloa: Delicious Zabaldu
Igo